¿Por qué es tan difícil aprender inglés? – opinión de un profesor

Mucha gente me pregunta si es verdad que a los españoles les cuesta más aprender el inglés.

Primero, no es una pregunta muy clara…

Si la pregunta es si cuesta más a los españoles que a los suecos, tendría que decir que sí. En cambio, el inglés seguramente es más fácil para un español que para un chino o un japonés, que no tienen la base común del latín.

Y por supuesto, a pesar de las dificultades hay muchos españoles que consiguen hablar el inglés a muy alto nivel.

O sea, que los problemas tienen solución.

¿Por qué es tan difícil aprender inglés?

Hoy os contaré de los factores que contribuyen a dificultar el aprendizaje de los idiomas en España, pero como siempre, recomiendo ser optimista. Te cuesta algo más que a un sueco? No importa! Sigue adelante. Hay cosas que cuestan más a un sueco que a un español!

¿Por qué es tan difícil aprender inglés?

La plaza Dos de Mayo, aquí en Madrid. Foto del autor.

Así pues, aquí tenemos unas de las razones de que es un poco más difícil aprender inglés para un español.

1. La fonética del español

El español se habla con una fonética muy limitada, mientras que el inglés tiene una fonética mucho más amplia. En inglés tenemos aproximadamente el doble del número de los sonidos que en español. Tenemos vocales largas y cortas, y sonidos sordos y sonoros. El acento español puede ser muy fuerte por este motivo: la gente intenta hablar el inglés usando solo los sonidos del español, que es como intentar tocar una sonata para piano de Mozart usando solo medio teclado. También tienen dificultades a la hora de escuchar porque el oído no está entrenado para diferenciar entre sonidos distintos del inglés (la i larga y la i corta, por ejemplo, o la s y la z)

Solución: Encontrar un profesor nativo en tu ciudad que sabe pronunciar bien el inglés y escucha bien. Escucha el inglés auténtico–en internet puedes escuchar la radio de bbc.co.uk todo el día si quieres. Date cuenta que la pronunciación es la diferencia entre alguien que te entiende y alguien que no te entiende, y dedícate a aprender a pronunciar bien.

2. El sistema educativo

Tristemente, la educación a veces es un obstáculo. La teoría educativa que más se practicó (y más se practica) en España se resume en el refrán: la letra con sangre entra. Aprender los idiomas no es un castigo y no debe de tratarse como si lo fuera! Es una filosofía que limita mucho al alumno, porque llega a ser adulto en muchos casos odiando el inglés. Yo veo todos los días como la gente se pone a sudar y a sonrojarse al tener que encadenar más de 3 palabras en el inglés.

Además, la educación trata el inglés como otra asignatura en la que hay que memorizar hechos vacíos de significado, rellenar blancos en un papel, aprobar el examen, y luego olvidarse de todo para estudiar para el próximo examen. Así tenemos millones de jóvenes españoles que han estudiado el inglés en los libros durante años, pero que nunca han tenido una conversación o escuchado el inglés auténtico.

He visto los libros de texto del nivel de bachillerato, y puedo aseguraros a todos: si los jóvenes españoles hablaran el inglés al nivel de bachillerato, yo sería uno más de los parados haciendo cola en el INEM de este noble país. El hecho es que no hablan el inglés para nada muchas veces, sólo han memorizado suficiente para aprobar los exámenes escritos y olvidarse del tema.

Solución: Creo que se está haciendo un esfuerzo para tener auxiliares de conversación nativos en muchas escuelas y así darles a los jóvenes la práctica que necesitan. De todos modos, a los niños especialmente hay que encontrarles un au pair, una clase extra-escolar o un profesor particular que les pone a comunicarse en inglés desde el principio. Si tienes más de unos 12 o 13 años, la solución es lo mismo: ponerte en situaciones que te obligan a comunicarte en inglés. Ver películas no cuenta. Tienes que hablar y soltarte.

3. Profesores que no hablan el inglés

Los últimos años he tenido la suerte de encontrarme con varios profesores jóvenes que tienen un altísimo nivel de inglés, pero desafortunadamente, no todos son así. También he tenido gente en mis clases que, a pesar de ser profesores de inglés, no podían seguir ni el ritmo de una clase de nivel intermedio (B1).

Las escuelas bilingües son un muy buen concepto, pero sin profesores bilingües es muy difícil que los alumnos aprenden el inglés. A un profesor de autoescuela se le exige un carnet de conducir. Entonces, por qué no exigir un certificado CAE (o mejor, Proficiency) de Cambridge University para enseñar el inglés en las escuelas?

Solución: busca el apoyo de un profesor nativo durante un par de horas a la semana como mínimo. O bien, que el gobierno ponga profesores nativos en las escuelas desde la primaria.

4. La universidad no enseña inglés

Otra triste realidad: las universidades, muchas veces, no enseñan el inglés a sus alumnos. Así los jóvenes llegan a aprobar el bachillerato con 17 o 18 años de edad y luego pasan 5 años aprendiendo de todo aparte del inglés!

O sea, que desperdician 5 años en los que el cerebro todavía es joven puede aprender con más facilidad. Luego terminan la universidad y se dan cuenta que lo que más necesitan para conseguir su primer trabajo es un nivel B2 de inglés, que habrían conseguido hace años si fuera una asignatura de su universidad.

Muchos de estos jóvenes vienen a mi clase luego diciendo que necesitan sacar el B2 en los próximos dos meses, a pesar de haberse olvidado de casi todo de lo que sabían en algún momento. Para ellos he escrito el (ahora clásico) artículo ¿Cuánto tiempo necesito para aprender el inglés? La respuesta: bastante más de dos meses.

Solución: Una buena solución aquí es ir un año a un país de habla inglesa para estudiar. Aprendes mucho más y más rápido si hablas y escuchas todos los días.

La idea de este artículo no es de ser negativo, sino de reconocer donde están las dificultades para luego superarlas. La solución más básica es: encontrar unas personas que hablen el inglés y aprende de ellos desde hoy. Pon las horas necesarias y asegúrate que sean horas de alta calidad. Ya está!

Buen aprendizaje!

Daniel.

P.D. Si lee este artículo algún profesor de la escuela pública (o privada) madrileña y quiere invitarme a ver una clase en inglés, estoy encantado de tener la oportunidad. No sé exactamente qué pasa en una escuela española, sólo tengo lo que me cuentan mis alumnos. Mándame un correo y nos vemos.

P.P.D. A los suecos (de lo que entiendo) les cuesta más ligar que a los españoles. También a broncearse: la piel nórdica mantiene su increíble blancura en muchos casos a pesar de varios veranos en playas mediterráneas. Soy un vivo ejemplo de este extraño fenómeno y los españoles no lo comprenden. Creen que soy pálido simplemente porque no tomo el sol, no entienden que una persona puede ser tan pálido a pesar del sol!

P.P.P.D Entonces, la próxima vez que estás quejándote de que es difícil el inglés, piensa en los suecos, ahí al norte de Europa, sin ligar ni broncearse. O bien, piensa en el autor de este artículo, también sin broncearse, que ha sufrido una década de aprendizaje del español.

Click Here to Leave a Comment Below